Lucio Anneo Seneca

Biografia de Lucio Anneo Seneca (h. 3 a.C – 65 d.C)

Estatua de Lucio Anneo Seneca
Educado en el estoicismo, el gusto por el lujo del filosofo cordobes hizo que su conducta no siempre fuera fiel reflejo de sus ideas

Lucio Anneo Seneca,   Nació en Córdoba, h. 3 a.C.

Murió en Roma, 65 d.C.

Filósofo hispanorromano. Perteneció a una familia acomodada de la provincia Bética del Imperio Romano. Su padre fue un retórico de prestigio, cuya habilidad dialéctica fue muy apreciada luego por los escolásticos, y cuidó de que la educación de su hijo en Roma incluyera una sólida formación en las artes retóricas, pero Séneca se sintió igualmente atraído por la filosofía, recibiendo enseñanzas de varios maestros que lo iniciaron en las diversas modalidades de la doctrina estoica por entonces popular en Roma. Emprendió una carrera política, se distinguió como abogado y fue nombrado cuestor.

Su fama, sin embargo, disgustó a Calígula, quien estuvo a punto de condenarlo en el 39. Al subir Claudio al trono, en el 41, fue desterrado a Córcega, acusado de adulterio con una sobrina del emperador. Ocho años más tarde fue llamado de nuevo a Roma como preceptor del joven Nerón y, cuando éste sucedió a Claudio en el 54, se convirtió en uno de sus principales consejeros, cargo que conservó hasta que, en el 62, viendo que su poder disminuía, se retiró de la vida pública. En el 65 fue acusado de participar en la conspiración de Pisón, con la perspectiva, según algunas fuentes, de suceder en el trono al propio Nerón; éste le ordenó suicidarse, decisión que Séneca adoptó como liberación final de los sufrimientos de este mundo, de acuerdo con su propia filosofía.

En general, su doctrina era la de los antiguos estoicos, aunque, en numerosos aspectos, incorporó a ella su propia visión personal y hasta la de pensadores de escuelas antagónicas, como Epicuro, al que cita a menudo en términos aprobatorios; con ello no hizo sino ejemplificar el espíritu ecléctico y sintético característico del «estoicismo nuevo» propio de su época, del cual fue el máximo exponente. La filosofía era, para él, un asunto fundamentalmente práctico, cuyo principal objetivo era el de encaminar a los hombres hacia la virtud, comunicándoles el conocimiento de la naturaleza del mundo y de su propio lugar en él para que ello los hiciera capaces de guiar sus vidas de acuerdo con la voluntad divina.

 En este sentido, la lógica y la física proporcionan un fundamento a la ética pero no ocupan su lugar, sino que están subordinadas a ella como lo estaban ya en el antiguo estoicismo; a este último, Séneca aporta esfuerzo, que aplica a persuadir del deber de obrar y pensar rectamente, más que a demostrar la verdad de un conjunto de enunciados éticos normativos. Se vale, para ello, de la descripción vívida de los beneficios de la virtud y las desventajas del vicio; en la comprensión de que todos los bienes y males de este mundo son transitorios radica la autosuficiencia del verdadero sabio, quien, para conseguirla, debe liberarse de sus emociones, juicios equivocados acerca del valor de las cosas.

Muerte de Lucio Anneo Seneca
Seneca, preceptor del joven Nerón, conspiro contra él y , tras fracasar, se suicido. Muerte de Seneca, De Manuel Dominguez Sánchez (Museo de Arte Conteporaneo, Madrid).

El tono moral de Séneca está cargado de acentos religiosos que lo aproximan al teísmo y llevaron a pensar en la posibilidad de que fuera cristiano, circunstancia que trató de probarse a través de una supuesta correspondencia con san Pablo, que resultó ser apócrifa. En sus escritos sobre ciencias naturales trató, en particular, de los terremotos y su relación con los volcanes; aunque, en general, recogió las opiniones de los antiguos sobre diversos temas, añadió algunas reflexiones personales interesantes, como el vaticinio de una futura explicación de los cometas como verdaderos cuerpos celestes. Fue también autor de nueve piezas dramáticas, inspiradas en modelos griegos clásicos y que son, de hecho, estudios de las tensiones emocionales a que se ven sometidos los personajes, destinadas a ser leídas más que representadas; escribió así mismo una magistral y mordaz sátira de la deificación del emperador Claudio.

Jose Antonio PaezJuan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates, Alejandro Magno,  anibal, Julio Cesar Cayo , Cleopatra, Jesucristo

Jesucristo

Biografia de Jesucristo (1 d.C -33 d.C)

Mosaico Bizantino de Jesucristo del interior de la Basilica de Santa Sofia
La figura de Jesucristo ha sido representada en innumerables ocasiones.Mosaico Bizantino del interior de la Basilica de Santa Sofia

 Biografia de Jesucristo, Nació en Belén, actual Israel, h. 6 a.C

Murio en Jerusalén, h. 30 d.C. 

 Fundador del cristianismo. Dada la parquedad de las noticias que los autores latinos aportan acerca de la vida de Jesús, la fuente principal cuando se trata de establecer las circunstancias de su existencia son los textos cristianos, en especial los Evangelios, redactados por diversos autores en la segunda mitad del siglo I d.C. Las divergencias entre los cuatro Evangelios canónicos y con los considerados apócrifos, y, sobre todo, el sentido eminentemente religioso y evangelizador de estos escritos, hace difícil establecer su veracidad histórica. Parece que la fecha de su nacimiento sería unos años anterior a la transmitida por la tradición, en base a los datos de diversas fuentes.

 Hijo de un carpintero llamado José y de María, ambos de la estirpe de David, segundo rey de Israel, fue identificado por Juan el Bautista con el Mesías, «el ungido de Dios que salvará a su pueblo», al cual aludían los profetas del Antiguo Testamento. Según el testimonio de los cuatro Evangelios, nació en Belén, pequeña aldea próxima a Jerusalén, adonde habían acudido sus padres a empadronarse en cumplimiento de una orden dada, al parecer, por Quirino, gobernador romano de Siria. Este hecho podría no ser exacto, según creen muchos historiadores, y así, el supuesto nacimiento de Jesús en Belén bien podría ser un añadido realizado a posteriori para hacer concordar su persona con el Mesías, que supuestamente debía nacer en ese lugar.

Durante su juventud, en Nazaret, Jesús habría aprendido el oficio de su padre, al tiempo que leía los textos sagrados judíos del Antiguo Testamento y escuchaba con particular atención a los maestros de las sinagogas. Hacia el «decimoquinto año del gobierno de Tiberio», siempre según los Evangelios, Juan el Bautista anunció el advenimiento de Cristo y de su reino y comenzó a bautizar en las aguas del Jordán, donde reconoció a Jesús como aquel que anunciaban las Escrituras. Los cuatro Evangelios informan del carácter de su doctrina y de los hechos que su prédica suscitó en la sociedad palestina de la época; ante todo, la labor de Jesús debe entenderse dentro de unas coordenadas culturales que contemplaban la llegada de un Mesías que redimiría al pueblo judío y lo liberaría de los romanos.

Su cuestionamiento de la jerarquía sacerdotal y de ciertas interpretaciones farisaicas de la Ley, que anteponían la apariencia y el ritual al contenido moral, y su idea del sacrificio y del amor a Dios y al prójimo como fuentes de salvación, constituyeron una verdadera revolución en el sistema religioso judío basado en el Antiguo Testamento. El profundo conocimiento del espíritu humano y de los problemas cotidianos y la sencillez con que Jesús elaboró su mensaje fueron los factores que dieron a éste una trascendencia universal, circunstancia que provocó en su tiempo la virulenta reacción de la jerarquía religiosa representada por el Sanedrín, cuyos miembros conspiraron para acabar con él. Los Evangelios describen que fue traicionado por Judas, uno de los doce discípulos encargados de difundir su palabra, y que fue apresado luego de haber celebrado la cena de Pascua.

La Ultima Cena de Jesucristo, de Juan de Juanes
El pintor Valenciano Juan de Juanes se inspiro en la famosa obra de leonardo Da Vinci que lleva el mismo titulopara la creación de la Ultima Cena

Acusado por el Sanedrín de anunciar la destrucción del Templo y cuestionar la autoridad del César, fue enviado ante Poncio Pilato, gobernador romano de Palestina. No sin reparos, pues consideraba que se trataba de una cuestión religiosa que debían resolver los propios judíos y que Jesús no representaba un peligro para Roma, Pilato terminó cediendo a la presión de la jerarquía sacerdotal y lo condenó a morir crucificado el 7 de abril del año 30 d.C.; según los Evangelios, resucitó tres días después, y se apareció en diversas ocasiones a sus discípulos. En los años siguientes, el cristianismo se expandió con gran fuerza por todo el Imperio Romano.

Jose Antonio PaezJuan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates, Alejandro Magno,  anibal, Julio Cesar Cayo , Cleopatra,

Cleopatra

Biografia de Cleopatra (69-39 a.C)

Estatua de Cleopatra
La Hermosa Cleopatra utilizó todo su talento intelectual y su capacidad de seducción para obtener el poder en Egipto, de donde fue su ultima reina

Biografia de Cleopatra; Nacio en Alejandría, actual Egipto, 69 a.C.

Murio en el  30 a.C.

 Reina de Egipto (51-30 a.C.). Hija de Tolomeo XII, Cleopatra VII Tea Filopátor subió con diecisiete años al trono de Egipto, junto con su hermano Tolomeo XIII, de tan sólo diez años, a la muerte de su padre (51 a.C.). Inteligente, seductora y ambiciosa, fue enviada al exilio por los ministros de su hermano por haber conspirado contra él (49-48 a.C.). En el 48 a.C., sin embargo, Cleopatra consiguió el apoyo de Julio César, quien, tras llegar a Alejandría, obligó a ambos hermanos a compartir el poder. Disconforme con esta medida, Tolomeo XIII se rebeló, pero fue derrotado y muerto por las tropas de Cleopatra, con la ayuda de los romanos (47 a.C.). Amante de César, de quien tuvo un hijo, Cesarión, acudió con él a Roma.

Después del asesinato del dictador romano (44 a.C.), Cleopatra regresó a Egipto e inició una etapa de próspero gobierno personal. En el 41 a.C., la reina egipcia conoció en Tarso a Marco Antonio, quien, tras constituir con Octavio Augusto y Lépido el segundo triunvirato romano (43 a.C.), había vencido a los asesinos de César en Filipos (42 a.C.).

La Muerte de Cleopatra
Ante la presencia de sus damas Iras y Carmiana, Cleopatra se hizo morder los senos por dos sendas serpientes

Enamorado de Cleopatra, Marco Antonio repudió, en el año 32 a.C., a su esposa Octavia, hermana de Octavio Augusto. Éste, humillado, promovió la guerra contra Egipto, acusando a Marco Antonio y Cleopatra de conspirar contra Roma y pretender crear un Estado propio en Oriente. El 2 de septiembre del 31 a.C., la flota romana aniquiló a la escuadra egipcia en la batalla de Accio. Después de huir a Alejandría, Marco Antonio se dio muerte al creerse traicionado por Cleopatra. Ésta, por su parte, trató de obtener la clemencia de Octavio Augusto, pero fue en vano, por lo que decidió suicidarse para evitar la vejación de verse obligada a participar en el triunfo del vencedor (30 a.C.).

Vease Tambien:

Jose Antonio PaezJuan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates, Alejandro Magno,  anibal, Julio Cesar Cayo ,

Julio César Cayo

Biografia de Julio César (100-44 a.C.)

Escultura de Julio César
Julio César demostro ya en su juventud la firmeza y tenacidad que caracteriza a los hombres destinados a regir la vida de un pueblo

Julio César Nació en Roma, 100 a.C.

Murio en Roma  44 a.C.

Político, militar y escritor romano. Miembro de la antigua familia patricia Julia, tuvo como maestro al célebre gramático y retórico Marco Antonio Grifón y desde muy joven participó en la vida pública romana. En el 84 a.C. casó con Cornelia, hija de uno de los enemigos de Sila, y, tras negarse a repudiarla como pretendía el dictador, huyó a Asia (82 a.C.). A la muerte de Sila (78 a.C.), volvió a Roma y destacó por su defensa de los derechos de las clases populares de la ciudad y por su oposición a la política del partido aristocrático en el poder, pero las deudas le obligaron a marchar a Rodas, donde estudió oratoria junto al sabio Molón (77-75 a.C.).

 En el 74 a.C. mandó el ejército que venció a Mitríades VI, rey del Ponto, victoria que le valió ser nombrado tribuno militar. Nuevamente en Roma, sus dotes oratorias cautivaron al pueblo y le permitieron ocupar diversos cargos públicos: cuestor en Hispania (69 a.C.), edil curul (65 a.C.) y pontífice máximo (63 a.C.). Aunque se sospechó su implicación en la conjuración de Catilina, que se proponía asesinar a los cónsules, la carrera política de César continuó en ascenso: en el 62 a.C. se convirtió en pretor, y al año siguiente partió hacia la Hispania Ulterior como propretor, magistratura que le proporcionó en poco tiempo una cuantiosa fortuna con la que pudo saldar las numerosas deudas que lo acuciaban.

 De regreso en Roma, en el 60 a.C., pactó con Pompeyo, un valeroso general, y Craso, un rico ciudadano, la formación del primer triunvirato. Como triunviro, promulgó varias leyes agrarias en favor de los soldados licenciados y ejerció un fuerte control sobre el Senado. Entre los años 58 y 54 a.C. conquistó las Galias y sometió a celtas, galos, germanos y helvecios, y realizó una expedición a Britania, campañas que le reportaron un gran prestigio militar. Tras la crisis política que estalló en Roma a la desaparición del triunvirato a raíz de la muerte de Craso en Siria (53 a.C.), en el 52 a.C. el Senado nombró dictador a Pompeyo, quien intentó mermar el poder de César ordenando la disolución de sus legiones.

Entrada Triunfante de Julio Cesar a Roma
Julio César, quien nunca fuese personalmente derrotado en ningún combate,entró triunfante en Roma en diversas ocasiones, para celebrar con grandes festejos y honores, sus importantes fastos, victorias y exitos militares.

 Éste, sin embargo, decidió cruzar el río Rubicón, límite entre la Galia Cisalpina y la península Italiana, y marchar con sus tropas sobre Roma, acción que inició la cruenta guerra civil que lo enfrentó a Pompeyo y a la oligarquía senatorial (49 a.C.). En pocos meses, se apoderó de la península y entró en Roma, donde fue nombrado primero dictador y, posteriormente elegido cónsul. A principios del 48 a.C., una vez vencidos los pompeyanos de Hispania en Ilerda, César persiguió a su oponente hasta Grecia y lo derrotó en Farsalia (9 de agosto). En su huida hacia Oriente, Pompeyo se refugió en la corte egipcia, donde murió asesinado poco antes de la llegada de César, quien, durante su estancia en Egipto, apoyó a Cleopatra VII en el enfrentamiento de ésta con su hermano Tolomeo XIII.

 Tras vencer a los últimos pompeyanos en África (Tapso, 46 a.C.) y luego en Hispania (cerca de Munda, 45 a.C.), César se convirtió en dictador perpetuo y emprendió una política destinada a limitar el poder del Senado, sanear las finanzas del Estado y el acceso a las magistraturas, reformar el sistema monetario, mejorar el gobierno de las provincias y fomentar la celebración de juegos públicos en Roma. El 15 de marzo del 44 a.C. murió apuñalado en el Senado por un grupo de republicanos opuestos a su poder autocrático. Como escritor, destacan sus Comentarios sobre la guerra de las Galias (Commentarii de bello gallico, 52-51 a.C.) y los Comentarios sobre la guerra civil (Commentarii de bello civile, 45 a.C.), que constituyen fuentes de información histórica de inestimable valor.

Citas

«Los hombres tienden a creer aquello que les conviene.»

Jose Antonio PaezJuan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates, Alejandro Magno,  anibal

Anibal

Biografia de Anibal (247-183 a.C)

Anibal sobre un Elefante, pintura del Siglo III a.C
Anibal, el genial estratega cartagines, desencadeno la Segunda Guerra Punica para restituir a Cartago el dominio perdido en el Mediterraneo

Anibal Nacio en Cartago, hoy desaparecida, actual Túnez, 247 a.C.

Murio Bitinia, actual Turquía, 183 a.C.

 Militar cartaginés. Hijo de Amílcar Barca, quien, según la leyenda, le hizo jurar odio eterno a los romanos ante los dioses. Tras la muerte de su padre (229 a.C.) y el asesinato de su cuñado Asdrúbal (221 a.C.), Aníbal asumió la jefatura del ejército cartaginés, que ya entonces controlaba el sur de Hispania. Desde su base de Cartago Nova (la actual Cartagena), realizó varias expediciones hacia el altiplano central y sometió a diversas tribus iberas. En el 219 a.C. destruyó Sagunto, ciudad aliada de Roma, y traspuso el Ebro, río en que, siete años antes, cartagineses y romanos habían fijado el límite de sus respectivas influencias en territorio peninsular; esta acción significó el inicio de la Segunda Guerra Púnica (219-202 a.C.).

En la primavera del 218 a.C., Aníbal concedió a su hermano Asdrúbal el mando de las tropas en Hispania y partió hacia Italia con un ejército de 60 000 hombres y 38 elefantes. Después de atravesar los Pirineos, y los Alpes, llegó a la llanura del Po, donde derrotó a los romanos sucesivamente en Tesino y en Trebia, a pesar de las numerosas bajas que había sufrido en el curso de la marcha. Al año siguiente, una nueva victoria, esta vez junto al lago Trasimeno, le dio el control sobre la Italia central. Aplastado el ejército romano de Flaminio, Roma quedó a merced del cartaginés, pero éste no se atrevió a asaltar las sólidas murallas de la ciudad y prefirió dominar la Italia meridional.

Anibal Origino la Segunda guerra Punica
Anibal hizo honor al juramento proferido en su infancia de odiar a Roma, originando la Segunda Guerra Púnica

 En agosto del 216 a.C., venció en Cannas a las tropas de Lucio Emilio Paulo y Marco Terencio Varrón, cuyos efectivos duplicaban a los suyos. No obstante, lejos de sus bases de avituallamiento, sin posibilidad de recibir refuerzos, ya que su hermano Asdrúbal había sido derrotado y muerto por Claudio Nerón en la batalla de Metauro cuando se dirigía a socorrerle (207 a.C.), y habiendo fracasado en el intento de atraer a su causa a los pueblos itálicos sometidos por Roma, el ejército de Aníbal quedó aislado e inmovilizado en la Italia meridional durante varios años, situación que aprovecharon los romanos para contraatacar.

Tras expulsar a los cartagineses de la península Ibérica, el general romano Publio Cornelio Escipión, llamado el Africano, desembarcó cerca de Cartago (203 a.C.), hecho que obligó a Aníbal a regresar a África, donde fue vencido en la batalla de Zama, en el 202 a.C. A consecuencia de esta derrota, Cartago se vio obligada a firmar una paz humillante, que puso fin al sueño cartaginés de crear un gran imperio en el Mediterráneo occidental. Con todo, Aníbal, elegido sufeta para los años 197 y 196 a.C., intentó reconstruir el poderío militar cartaginés, pero, perseguido por los romanos, hubo de huir y refugiarse en la corte de Antíoco III de Siria, a quien indujo a enfrentarse con Roma, mientras él negociaba una alianza con Filipo V de Macedonia. A raíz de las victorias romanas sobre los sirios en las Termópilas (191 a.C.) y en Magnesia (189 a.C.), Aníbal huyó a Bitinia, donde decidió quitarse la vida el año 183 a.C., para evitar que el rey Prusias lo entregase a Roma y ante la imposibilidad de encontrar un refugio en que pudiera sentirse seguro.

Cita

«Hallaré un camino o me lo abriré.»

Jose Antonio PaezJuan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates, Alejandro Magno,

Alejandro Magno

Biografia Alejandro Magno (356-323 a.C)

Estatua de Alejandro Magno
Historia y leyendas se funden en la figura de Alejandro Magno, quien construyó un imperio de magnitud jamas soñada por sus contemporáneos

Alejandro Magno, Nacio en Pella, hoy desaparecida, actual Grecia, 356 a.C.

Muere en Babilonia, hoy desaparecida, actual Irak, 323 a.C.)

Rey de Macedonia (336-323 a.C.). Hijo del monarca macedonio Filipo II y de Olimpia, fue instruido en diversas disciplinas (retórica, filosofía, geografía, historia, política y ciencias físicas y naturales) por Aristóteles, el sabio más eminente de la época, y en el arte de la guerra por su padre, un hábil estratega. Con tan sólo dieciocho años, Alejandro demostró sus aptitudes militares en la batalla de Queronea, en la que dirigió la caballería macedonia frente a los tebanos (338 a.C.).

Dos años más tarde, en el 336 a.C., el asesinato de Filipo II le permitió subir al trono de Macedonia a la edad de veinte años. Apenas ceñirse la corona, tuvo que hacer frente a las incursiones de tracios e ilirios en el norte de su reino y a una sublevación de varias ciudades griegas contra la hegemonía macedonia. Sometidas Tracia e Iliria, el joven monarca destruyó Tebas y se hizo nombrar hegemon (general en jefe) de la liga panhelénica de Corinto.  En el 334 a.C., una vez pacificada Grecia, y al frente de un ejército de 40.000 hombres, Alejandro cruzó el Helesponto e inició una gran campaña contra Persia, enemiga secular de los helenos.

 La victoria sobre los persas en el río Gránico le permitió la conquista de Licia, Panfilia, Pisidia y Frigia, en cuya capital, Gordio, cortó con su espada el nudo gordiano, lo que, según la leyenda, anunciaba su dominio sobre Asia. En el 333 a.C. derrotó al ejército del rey persa Darío III en Isos, triunfo que le abrió las puertas de Oriente Medio. Con el objetivo de privar a Persia de su salida al mar y aniquilar la flota fenicia, aliada de los persas, conquistó Siria, Tiro, Gaza e Israel, y, para asegurarse el abastecimiento de trigo, se adueñó de Egipto. En el delta del Nilo fundó la ciudad de Alejandría, destinada a convertirse en uno de los principales centros culturales de la Antigüedad (332 a.C.).

Relieve del Sarcofago de Alejandro Magno
Relieve del sarcofago de Alejandro Magno, realizado en el siglo IV a.C.

 Dominado todo el Mediterráneo oriental, en el 331 a.C. volvió hacia el norte y, después de atravesar el Éufrates y el Tigris, venció en Gaugamela, cerca de Arbelas, a Darío III, quien se vio obligado a huir, y al poco tiempo murió asesinado por Bessos, sátrapa de Bactriana. Entre los años 331 y 327 a.C., las tropas griegas avanzaron con facilidad por Mesopotamia, ocuparon las ciudades de Babilonia, Susa, Pasargada y Persépolis y conquistaron las satrapías orientales de Sogdiana y Bactriana, donde Bessos fue apresado y ejecutado por traidor. De esta forma, el monarca macedonio se convirtió en soberano de los persas, hecho que lo elevó a la categoría de divinidad a ojos de sus nuevos súbditos.

Alejandro Magno pidiendo consejos al filosofo Diogenes
Alejandro Magno aparece en este plato de ceramica pidiendo consejos al filosofo Diogenes

Fue entonces cuando Alejandro comenzó a materializar su sueño: un gran imperio que uniera Oriente y Occidente y fusionara la cultura helénica con la asiática, por lo que fomentó los matrimonios masivos entre griegos y persas, y él mismo, en el 328 a.C., casó con la princesa Roxana, quien le daría un hijo póstumo. Fascinado por la idea de un imperio universal, se dirigió hacia la India y derrotó al rey Poros en el río Hidaspes, lo cual le permitió someter el Punjab. No obstante, el descontento de sus soldados, extenuados tras ocho años de campañas, le obligó a iniciar el regreso hacia Susa (326 a.C.). Ya en Babilonia, en el 323 a.C., mientras preparaba la conquista de Arabia, enfermó a causa de unas fiebres y murió a la edad de treinta y tres años. Tras su desaparición, el vasto imperio que había conseguido forjar se desvaneció rápidamente, desmembrado entre sus diferentes generales.

Cita de Alejandro Magno

«Ninguna fortaleza es tan inexpugnable que no pueda entrar en ella un mulo cargado de oro.»

Jose Antonio PaezJuan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates,

Confucio

Biografia de Confucio

(h. 551-h. 479 a.C)

Confucio nombre castellanizado de Kongzi o Kongfuci

Pintura de Confucio
Pintura de Confucio

(Lu, hoy Shandong, actual China, 552 a.C.-id., 479 a.C.) Pensador, maestro, moralista y teórico político chino, fundador de la doctrina filosófica conocida como confucianismo. Era hijo de un militar de ascendencia noble que murió cuando él contaba tres años de edad, con lo que la familia se vio abocada a la pobreza, sin que por ello se viera afectada en modo alguno su educación. Casó a los diecinueve años de edad con una joven que lo abandonó tras darle un hijo, Bo You, mientras él trabajaba como criado del jefe del distrito donde residía, obligado por sus precarias circunstancias económicas. Tras la muerte de su madre en el año 527 a.C., comenzó su carrera de maestro, y su fama de hombre sabio se propagó rápidamente en el principado de Lu.

En la segunda mitad de la época de la dinastía Zhou, el gobierno central había degenerado en China y predominaban el vicio y el crimen. El desorden general imperante derivaba, según Confucio, de la falta de modelos morales y por ello se dedicó a enseñar a sus seguidores la literatura china, para que pudieran encontrar en ella modelos a seguir. Según la tradición, parece que fue nombrado magistrado en Lu, o al menos accedió a un cargo de funcionario, desde el cual atendió con gran éxito tareas administrativas. Para conseguir restaurar el orden y erradicar el crimen, resultaba fundamental que los ciudadanos se sintieran estimulados por un gobernante cuya vida fuese un ejemplo de rectitud moral. Los principios del pensamiento de Confucio no son de carácter religioso sino ético y práctico.

Esto constituye un dato interesante si se tiene presente que el confucianismo llegó a declararse religión universal en el siglo XIX, aunque en el año 1922 perdió su oficialidad. De entre las virtudes que propugnaba Confucio, las principales son la compasión y la equidad; por la compasión socorremos a nuestros semejantes, y la equidad nos hace respetar los bienes ajenos y la jerarquía social. Ambas virtudes nos conducen hacia la perfección. La veneración a los padres durante toda la vida es otro de sus conceptos claves. El deber del hombre es respetar el principio de orden de carácter divino, aprender de los grandes hombres del pasado y adquirir la sabiduría mediante el estudio, la reflexión y el esfuerzo. Así mismo, los individuos tienen el deber de cumplir rigurosamente todas sus obligaciones hacia el Estado.

 El emperador es considerado como divino y primer sacerdote del imperio: si obra mal, se producen catástrofes naturales cuya responsabilidad a él atañe. La función de Confucio como administrador estatal finalizó en el año 496 a.C. y se cuenta que, desde entonces, él y sus discípulos erraron durante trece años por diversas regiones de China, con la vana esperanza de que otro gobernante aceptara sus medidas de reforma. Hasta el final de sus días viviría consagrado a la enseñanza; murió en Lu, y según la tradición sus discípulos le guardaron tres años de luto. Su doctrina moral no nos ha llegado de su propia mano, sino a través de los escritos de sus seguidores; la información más fidedigna sobre su vida proviene de las Analectas, compuestas por la segunda generación de discípulos.

En cuanto a Anales de primavera y otoño, cuyo autor parece ser el propio Confucio, aunque este extremo no ha podido confirmarse, es un análisis de la historia de China en el estado de Lu desde el año 722 a.C. al 481 a.C. El confucianismo ocupó un lugar central en la ideología y la vida cotidiana de China e influyó en países vecinos como Corea, Vietnam y Japón, aunque en ninguno de ellos existe hoy como religión.

Citas: «Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender es peligroso.»

Socrates

Biografia de Socrates (h. 470-399 a.C.)

Escultura de Socrates
El legado de Filosofico de Socrates consistio no solo en el examen de las ideas y su confrontación mendiante el dialogo, sino en el ejemplo de su integridad personal

(Atenas, 470 a.C.-id., 399 a.C) Socrates Filósofo griego. Fue hijo de una comadrona, Faenarete, y de un escultor, Sofronisco, emparentado con Arístides el Justo. Pocas cosas se conocen con certeza de su vida, aparte de que participó como soldado de infantería en las batallas de Samos (440), Potidea (432), Delio (424) y Anfípolis (422). Fue amigo de Aritias y de Alcibíades, al que salvó la vida. La mayor parte de cuanto se sabe sobre él procede de tres contemporáneos suyos: el historiador Jenofonte, el comediógrafo Aristófanes y el filósofo Platón. El primero lo retrató como un sabio absorbido por la idea de identificar el conocimiento y la virtud, pero con una personalidad en la que no faltaban algunos rasgos un tanto vulgares.

Aristófanes lo hizo objeto de sus sátiras en una comedia, Las nubes (423), donde se le identifica con los demás sofistas y es caricaturizado como engañoso artista del discurso. Estos dos testimonios matizan la imagen de Sócrates ofrecida por Platón en sus Diálogos, en los que aparece como figura principal, una imagen que no deja de ser en ocasiones excesivamente idealizada, aun cuando se considera que posiblemente sea la más justa. Se tiene por cierto que se casó, a una edad algo avanzada, con Xantipa, quien le dio dos hijas y un hijo. Cierta tradición ha perpetuado el tópico de la esposa despectiva ante la actividad del marido y propensa a comportarse de una manera brutal y soez.

 En cuanto a su apariencia, siempre se describe a Sócrates como un hombre rechoncho, con un vientre prominente, ojos saltones y labios gruesos, del mismo modo que se le atribuye también un aspecto desaliñado. Sócrates se habría dedicado a deambular por las plazas y los mercados de Atenas, donde tomaba a las gentes del común (mercaderes, campesinos o artesanos) como interlocutores para someterlas a largos interrogatorios. Este comportamiento correspondía, sin embargo, a la esencia de su sistema de enseñanza, la mayéutica, que él comparaba al arte que ejerció su madre: se trataba de llevar a un interlocutor a alumbrar la verdad, a descubrirla por sí mismo como alojada ya en su alma, por medio de un diálogo en el que el filósofo proponía una serie de preguntas y oponía sus reparos a las respuestas recibidas, de modo que al final fuera posible reconocer si las opiniones iniciales de su interlocutor eran una apariencia engañosa o un verdadero conocimiento.

Cuadro La Muerte de Socrates, obra de Jacobo David
En la Muerte Socrates, obra de Jacobo David que se conserva en el Museo de Nueva York, se ve al gran filosofo griego, cuya coherencia ética lo llevo a rechazar la fuga y a aceptar la muerte antes que abjurar de sus ideas

 La cuestión moral del conocimiento del bien estuvo en el centro de sus enseñanzas, con lo que imprimió un giro fundamental en la historia de la filosofía griega, al prescindir de las preocupaciones cosmológicas de sus predecesores. El primer paso para alcanzar el conocimiento, y por ende la virtud (pues conocer el bien y practicarlo era, para Sócrates, una misma cosa), consistía en la aceptación de la propia ignorancia. Sin embargo, en los Diálogos de Platón resulta difícil distinguir cuál es la parte que corresponde al Socrates histórico y cuál pertenece ya a la filosofía de su discípulo. No dejó doctrina escrita, ni tampoco se ausentó de Atenas (salvo para servir como soldado), contra la costumbre de no pocos filósofos de la época, y en especial de los sofistas, pese a lo cual fue considerado en su tiempo como uno de ellos.

Grabado del siglo XVIII que reproduce a Rousseau recibido por Socrates y otros filosofos
Grabado del siglo XVIII que reproduce a Rousseau recibido por Socrates y otros filosofos

Socrates con su conducta se granjeó enemigos que, en el contexto de inestabilidad en que se hallaba Atenas tras las guerras del Peloponeso, acabaron por considerar que su amistad era peligrosa para aristócratas como sus discípulos Alcibíades o Critias; oficialmente acusado de impiedad y de corromper a la juventud, fue condenado a beber cicuta después de que, en su defensa, hubiera demostrado la inconsistencia de los cargos que se le imputaban. Según relata Platón en la apología que dejó de su maestro, éste pudo haber eludido la condena, gracias a los amigos que aún conservaba, pero prefirió acatarla y morir, pues como ciudadano se sentía obligado a cumplir la ley de la ciudad, aunque en en algún caso, como el suyo, fuera injusta. Peor habría sido la ausencia de ley.

Citas: «Sólo sé que no sé nada.»

Jose Antonio Paez, Juan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Hugo Chavez, Buda

Buda

Biografia de Buda (h. 566-486 a.c)

[Siddharta Gautama]

Buda o Siddarta Guatama
Siddarta Gautama o Buda, el Iluminado, vio en el conocimiento el camino para liberar a los hombres del miedo y el sufrimiento

(Kapilavastu, actual frontera entre Nepal y la India, h. 560 a.C.-Kusinagara, hoy Kasia, actual India, h. 480 a.C.) Príncipe indio del clan de los Sakyas, fundador del budismo. Las menciones biográficas acerca de la vida de Buda son escasas y fragmentarias, y proceden, en su mayoría, de tres grandes fuentes, a saber: los vinaya, los sutta-pitaka y el buddhacarita de Asvaghosa, todos ellos textos posteriores a su tiempo. Por otro lado, en su biografía se mezclan distintas leyendas y tradiciones, todo lo cual imposibilita el conocimiento exacto de fechas y actos.

Hay, sin embargo, cierto consenso en ubicar su nacimiento en el seno de una familia de casta elevada. Su padre, Suddhodana, era monarca de los Sakya, clan de la región de Kapilavastu. A su madre, Maya, no llegó a conocerla, pues falleció una semana después de que él naciera. Tras una infancia y una adolescencia propias de su procedencia cortesana, contrajo matrimonio con su prima Yasodhara, con quien tuvo un hijo varón al que llamaron Rahula. A los veintinueve años, hastiado de su condición principesca y muy afectado por los sufrimientos de sus semejantes, decidió abandonar el palacio paterno para encontrar la causa del dolor humano y una vía hacia la libertad.

Relieve Budista, realizado entre el siglo I y II, que representa a Buda
Relieve Budista, realizado entre el siglo I y II, que representa a Buda rodeado de dioses tras su iluminacion. Se conserva en el museo Nacional de Delhi (India)

Con este fin, se entregó al ascetismo más riguroso, del cual, sin embargo, no extrajo ningún conocimiento. Tras varios años de infructuosa meditación, el día de luna llena de Vesakha (mayo del 523 a.C.) se sentó bajo una higuera sagrada en Uruvela, a orillas de un afluente del río Ganges, dispuesto a no moverse de allí hasta alcanzar el verdadero conocimiento. Éste le sobrevino durante la noche, una vez superadas las tentaciones que para alejarlo de su fin dispuso el dios Mara, y Gautama obtuvo la iluminación, y se convirtió desde entonces en el Buda, que significa el Iluminado. A partir de aquel instante dedicó el resto de su existencia a predicar el dharma, es decir, la doctrina o ley suprema de todas las cosas.

Sus primeros discípulos fueron cinco ascetas, antiguos compañeros suyos, ante quienes pronunció en Benarés su primer sermón, conocido como Discurso sobre el movimiento de la rueda del dharma, y en el cual explicó por vez primera la doctrina de las Cuatro Verdades. Estos cinco ascetas fueron los primeros integrantes de la sangha («la comunidad»), la cual fue ampliándose durante los siguientes años, dedicados íntegramente por Buda a la difusión de la nueva fe y a la organización de la bhikku, la comunidad monástica del naciente budismo. Tras escapar de un intento de asesinato a manos de su primo Devadatta, acontecido ocho años antes de su muerte, y conseguida la conversión de su esposa y su hijo a la nueva doctrina, Buda enfermó de disentería, dolencia que le produjo la muerte a los ochenta años de edad.

Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas y reliquias, que con el tiempo fueron objeto de culto, se repartieron entre sus discípulos más aventajados y fueron por último encerradas en diez stupas o monumentos funerarios.

Cuevas de Ajanta (India) Monasterio  Budista
Aunque el budismo es una religión contemplativa, tambien posee lugares de culto como el conjunto que forman las cuevas de Ajanta (India), con monasterioo vihara y templos o chaitas

Buda no dejó ninguna obra escrita. Sus enseñanzas se transmitieron oralmente hasta su transcripción, cuatro siglos después, en el Canon Pali. La nueva doctrina revelada por él otorgaba un papel secundario al conjunto de divinidades, estaba abierta a los miembros de todas las clases sociales y defendía que el ser está sometido al samsara, la rueda de los nacimientos y las muertes, en movimiento hasta que la acción (karma) no la detenga, entendiendo por karma el destino de un ser vivo condicionado por los actos realizados en sus anteriores vidas.

De este planteamiento inicial surgen las Cuatro Verdades Nobles, a saber: el mundo es sufrimiento; éste deriva de los deseos humanos; el único camino hacia la salvación pasa por la renuncia voluntaria al deseo; la salvación se consigue por la vía de los ocho nobles principios: la comprensión recta, el pensamiento recto, la palabra recta, la acción recta, el medio de existencia recto, el esfuerzo recto, la atención recta y la concentración recta. Cuando el ser humano los aplica se consigue la vía media, que abre las puertas a una existencia equilibrada. El objetivo final de la existencia es el nirvana, al cual se llega tras el agotamiento del karma y de la perenne cadena de las reencarnaciones.

(Palabras pronunciadas por Buda en su lecho de muerte.) Citas: «Todas las cosas condicionadas son transitorias. Tratad de cumplir vuestra tarea con diligencia.»

Presidentes de venezuela, Jose Antonio Paez, Juan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Hugo Chavez